CORRER

Correr no es solo correr, así rezaba uno de los spots de Decathlon que pudimos ver en la última charla de Club de Creativos.
Ayer, mientras corría, pensé en esta frase. Y en cuánta razón tiene.

Correr eres tú, tus pensamientos, el aire frío que respiras corriendo por la orilla del mar, el sudor que resbala por tu frente. Son todos los problemas del trabajo. Es la satisfacción de haber conseguido hoy hacer un kilómetro más. Es la fuerza que te recorre cuando te cruzas con otro corredor igual de cansado que tú. Es la sensación agradable de tener ligeras agujetas al día siguiente. Correr es la alegría de acabar una carrera, aunque te hayas parado 3 veces a respirar.
Correr es todo eso.

Correr por el parque, por la playa, correr por montaña, correr maratones o correr 5 minutos y morirse. Correr las cortinas. Correr es de cobardes. Correrse una juerga, o simplemente correrse.
Tantos como personas.

Antes corríamos con unas zapatillas casi tipo Victoria y unos pantalones cortos viejos. Hoy, con las Asics Gel-ultra-que-amortiguan-todos-los-terrenos-y-casi-corren-solas. Hoy necesitas un iPod, una app para el rendimiento, el top transpirable con tecnología DryFit, el pulsómetro, la GoPro y el móvil para hacer fotos…(cómo hacen las fotos los que salen a correr? Yo apenas puedo rehacerme la coleta mientras corro sin perder el equilibrio!!)

Sea como fuere, qué bien sienta correr. Al principio cuesta, pero cómo engancha… Mi hermana ahora ha empezado a correr, ella que siempre lo había odiado. La clave está en querer, y sobre todo, en saber que si quieres, puedes.

Aquí podéis ver el spot, veréis qué ganas os entran de CORRER las cortinas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *