IRONÍA

A todos nos ha pasado: llegas puntual a la parada del tren, y se retrasa 10 minutos. En cambio, el día en que te has levantado con el pie izquierdo y llegas 10 segundos tarde a la estación, una serie de casualidades hacen que el tren llegue más puntual que un reloj de cuarzo suizo.

La ironía está en todas partes. Es la forma que tiene la vida de reírse de nosotros y recordarnos que es ella la que lleva el control.

Calculadoras que fallan en el examen de matemáticas, el grano que te sale el día menos oportuno, la avería en el coche el mes en que estás en números rojos, lluvia el día de tu boda, el pantalón que decide romperse el día de una entrevista.

Y es que ya lo dice Alanis Morissette: “Isn’t it ironic?”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *